John Bieter, el Americano de Idaho que Apareció en Oñati en 1974, hoy por Donostia

13:45 0 Comments


Entrevista publicada en el Diario Vasco el 15 de Julio y realizada por Begoña del Teso.

Su padre, de Minnesota, conoció a su madre, una Garmendia, en Boise, Idaho. Tuvieron varios hijos. Uno es el alcalde (demócrata) del lugar. Otro, juez. John es profesor de Historia, escritor y euskaldun.

No ha dejado de volver al País Vasco desde el 74. Este verano lo hace como responsable de USAC, University Studies Abroad Courses, cursos internacionales de estudios universitarios para jóvenes norteamericanos preocupados por el mundo en general y Euskal Herria en particular. John estuvo en la toma de posesión de Barack Obama. Sabe que es el líder que el mundo desea. Lo sabe en un estado, Idaho, que votó en piña a McCain. Esta conversación, mantenida en el frontón de Sagüés, Donostia, se realizó en euskera.

Deberíamos contextualizar un poco la frase del título.
- Como quieras, ¿Te parece mal lo del pressing catch, lo delwrestling, la lucha libre?
- No, aquí hay muchos seguidores de 'El enterrador' y Rey Misterio, amén de admiradores de Rourke en 'El Luchador'.
- Entonces, ¿cuál es el problema?
-La gente puede pensar que lo dice por todo eso del tongo y de los combates amañados.
- ¡No! Mi imagen no iba por ahí sino porque a veces Euskadi me recuerda a un ring de lucha libre con los luchadores abrazados el uno al otro, sin poder soltarse. Dando vueltas y vueltas sobre la lona. Dejando pasar el tiempo, incapaces de avanzar, de librarse. Lo digo como metáfora de algo que gira sobre sí mismo, se reboza en el tatami y aburre al espectador porque no le deja ver nada nuevo.
- Entiendo. ¿Y hablamos del país como tal o de la alta, media y baja política?
- De la res politicae, claro. Es ahí donde está el embudo. La sociedad como tal, la vasca, la donostiarra, estos jóvenes que juegan a pala en Sagüés contra paredes llenas de graffitis, es una sociedad moderna, fresca, europea, con dinero. Vosotros quizás no os deis tanta cuenta, pero para la mirada de un extranjero, desde 1974, cuando yo llegué a Oñati, habéis cambiado asombrosamente.
- John, han pasado 36 años.
- Ya, pero el cambio en la sociedad, las maneras o la posición social del euskera sobrepasa esos 36 años. Es una transformación mucho más profunda, Casi genética. Molecular. Fíjate sin más en los bidegorris.
- ¿Qué sucede con ellos?
- ¿Que qué pasa? Que en muchas partes de América no puedes ir hasta la Universidad en bici y yo, aquí en Donostia, salgo todos los días de Sagüés y llego a la facultad pedaleando. Repito: los políticos están hechos un nudo de lucha libre mientras el futuro de esta sociedad, los jóvenes, surfean, chatean y hablan euskera cuando y cómo les da la gana.Claro que no olvides que lo mejor suele llevar dentro lo peor.
- Explique eso.
- Es magnífico que seáis rematadamente europeos pero, por favor, seguid haciendo la vida en la calle, en los bares, en la plaza. Es soberbio que vengan gentes de todo el mundo como si ésta fuera su Tierra Prometida. Abrios a ellos pero agarraos fuerte a vuestras raíces.
-¿Es verdad que uds., estudiantes americanos de origen vasco, entraron en 1974 en Oñati escoltados por la Guardia Civil?
- Totalmente cierto. Íbamos en un autobús con un coche de la Guardia Civil por delante y otro por detrás. Hubo quien nos creyó chivatos. Otros publicaron que éramos una avanzadilla de la CIA y los demás se acercaban y nos tocaban porque no habían visto nunca nada igual. Era un país oscuro aquel. Negro y denso. La ikastola tenía sólo nueve alumnos y en las Escuelas Nacionales, presididas por el retrato de Franco, sólo había dos chavales que no sabían castellano. Un chico de caserío recién bajado al pueblo y yo, que no hablaba más que euskera e inglés.
-Además, al rellenar los papeles de inmigración en el avión, en la casilla referente a la nacionalidad había escrito 'Basque'. ¡Qué valor, en Barajas 1974!
- ¿Valor? No. Es lo que ponemos en Estados Unidos.
-¿En serio: 'John Bieter, nationality: Basque'?
- Totalmente. Que somos ciudadanos americanos, se nos supone. Pero el respeto hacia la identidad étnica o de origen de cada cual es máxima así que escribes Basque, Navajo, Italian o Russian.
- Así que 'pressing catch', ¿eh?
- Sólo en el asunto político. En lo demás seríais la envidia de medio Boise y el asombro de Obama.

Andoni Gartzia Urtaza

Some say he’s half man half fish, others say he’s more of a seventy/thirty split. Either way he’s a fishy bastard.

0 comentarios: